Portada del sitio > Lista de Aprecios > Abuela Liber: ¡anda jaleo, jaleo...¡

Abuela Liber: ¡anda jaleo, jaleo...¡

Lunes 16 de febrero de 2009, por Cronopio

Escribí y publiqué hace diez años este texto que la abuela Liber ha dejado parcialmente obsoleto con su partida. Cuando lo escribí, en febrero del 2009, yo no había tenido aun la oportunidad de estar con ella. Afortunadamente, las dos o tres veces que por fin pude compartir con ella "en vivo y en directo", fueron más que suficientes para conocerla mejor, quererla un poco más y recordarla con un cóctel de emociones en el que predomina el sabor inconfundible de la tristeza.

(JPG)

En todas las familias hay a menudo un personaje que, de una o otra manera, encarna mucho de lo que esa familia es : sus ritos, sus historias familiares, la forma de quererse y de odiarse. En la tribu Lázaro-Vidal-Castaño- Caviedes-Iglesias y "allegados", ese personaje es, indiscutiblemente, la Líber. Algunos dirán Doña Líber y otros cuantos La Abuela Líber. No creo que alguien cometa la imprudencia de decirle "abuelita".

Yo la conocí primero por los cuentos de la Sabina quien, cual muy cándida Eréndira, me contaba algunas de las historias de este personaje que -nunca tan perverso como la abuela de García Márquez - le enseñaba "maldades". De ésas que una sabia tradición dice que los abuelos tenemos chipe libre en materia de educación de nuestros nietos.

En todo caso no había solo "maldades" en la enseñanza "Liber-taria" de la abuela que llegó a Chile en el Winnipeg, escapando del "viva la muerte" de la España de Franco. En las enseñanzas de la abuela había también memorias y canciones de toda una época de sueños, luchas y dolores. Y, obviamente, no solo las muy "políticamente correctas" de las canciones de la guerra civil española, sino también unas cuantas de ésas que una cierta cartuchería diría que "no son muy de señorita" y que a menudo son, seamos honestos, las más entretenidas.

Vino el momento en que a la abuela Liber la "conocí" en "semi-directo", por teléfono. Sabedora de la "atípica" historia de amor que vivíamos con Sabina (la adivinó antes que la Sabi se la confesara), me transmitió en esa conversación un mensaje sin ambigüedad: cuida a mi nieta o si no iré personalmente a sacarte la cresta. No creas que porque soy vieja no me la voy a poder", me advirtió desde lo "alto" de sus casi 80 años. Dado que la vida no me ha dado aún la oportunidad de mirarle en vivo y en directo esos ojos tan claros que el menor asomo de emoción (buena o mala) queda inmediatamente a la vista, no me queda más que imaginar la mezcla de seriedad, ironía, cordialidad y solemnidad que habría en su mirada mientras me advertía sobre lo que me esperaba si no atinaba.

6 de marzo del 2011: ¡por fin juntos! - 142.3 KB
6 de marzo del 2011: ¡por fin juntos!

Si hablo de solemnidad es porque en esa atípica comunicación telefónica, me habló si me estuviera concediendo la parte de la mano de la Sabi de la que claramente se sentía propietaria. En todo caso me pareció que mas valía tomar la advertencia tan en serio como la cordialidad y la solemnidad con fue pronunciada.

Se movió el piso...

Sobre todo que, con el tiempo y a medida que fui conociendo la familia de Sabi, fui dándome cuenta hasta qué punto la "reina madre" inspiraba respeto, a veces temor y, de vez en cuando, ganas de "apretarle el cogote por jodida" . Sobre todo entre algunos de los "varones" del conglomerado a los que a ella le gusta sobremanera desafiar o poner en aprietos.

Todo, hay que decirlo, con un sentido del humor de esos que hacen difícil que los "afectados" puedan enojarse de veras aun cuando en privado, pero muuuuy en privado, no puedan menos que confesar que la abuela los tiene hasta...

¡Las huevas! diría con su franqueza habitual la "vieille dame indigne" que estos últimos días tuvo a su tribu un poquito por las cuerdas. Porque, de la noche a la mañana, algún viejo dolor reprimido terminó pasándole la cuenta y, de la noche a la mañana, se encontró con que o se operaba o...

Su primer reflejo de Liber fue decir que no habría operación, que ya había vivido lo suficiente y vamos despidiéndonos y dejando todo dispuesto. A la tribu se le movió el piso y anduvo un buen rato convencida que, como siempre, la Liber iba a hacer lo que se le diera la republicana gana. El desamparo y la tristeza atravesaron los océanos y recalentaron los chats y los mails familiares.

Hasta que la tribu se dio cuenta de que ya era hora de crecer y de asumir que detrás de la "vieja potente" había otra Liber, más frágil, tan asustada como cualquier humano, que necesitaba que le dijeran que no tenía derecho, que, en una tribu donde las gentes se quieren y la quieren nadie tiene derecho a echarse a volar así como así, que no se manda sola y que una buena mezcla de cariño familiar y "progresos de la ciencia" le iban a dar cuerda para rato.

Dicen los últimos reportes que se ha recuperado tan rápido que ya está retando a medio mundo. Y me imagino que, en semi-serio, con su risa irónica y su tono socarrón, ya le habrá lanzado a más de alguno un inapelable: ¡ustedes se lo buscaron!

¡Anda jaleo jaleo!

4 comentarios

  • 17 de febrero de 2009 12:08 , por Ximena Vidal Lázaro
    mucho más que cualquier expectativa!!! Demasiado reconocimiento a tu anda jaleo, jaleo... no me salen las palabras para felicitarte por la radiografía literaria que has hecho sobre la Libertad nuestra que tanto queremos Agradezco tu talento y tu cariño Entre lágrimas de emoción, enviote un abrazo y un beso es una hermosa nota que el grupo winnipeg debiera tener
  • 18 de febrero de 2009 17:18 , por jose
    no queria dejar pasar una oportunidad para dejar plasmadas mis emociones ante este maraviloso texto... simplemente te pasaste.... saludos...
  • 18 de febrero de 2009 20:50 , por mary loly jaume rueda
    En realidad maravillosas tus palabras. Bueno si la Reina Madre sigue con nosotros es porque màs de algo debe aùn enseñarnos.....de lo cual nuestra familia se alegra muchìsimo. Aparte de la tìa Liber y mi madre Lola no hay dos iguales. Besos.
  • 18 de febrero de 2009 21:30 , por Rodrigo Vidal Lázaro
    Bravo! Buena Eduardo! Me encantó y tambien me emocionó tu sincronización con los hechos y con los sentimientos que todos compartimos por esta mujer tan especial, mi madre. Un Abrazo a la distancia.


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP